Desde su niñez, mujeres realizan más tareas domésticas y de cuidado

En Chile, 229 mil niñas, niños y adolescentes (NNA) están ocupados en la producción económica. De ellos, solo el 4,3% lo hace legalmente (10 mil NNA), mientras que el 95,7% restante está en situación de “trabajo infantil” (219 NNA). En promedio, un 6,6% de los NNA realiza trabajo infantil, pero hay diferencia por sexo, pues la proporción entre las mujeres llega al 3,9% mientras que, entre los hombres, al 9,5%.

tareasdomes4

En relación a las tareas domésticas, casi la totalidad de la población infantil y adolescente realiza este tipo de actividades: 87,8%. Pero, son las mujeres quienes más se dedican ellas (91% vs el 84,4% de los hombres de 5 a 17 años), y en una mayor magnitud de tiempo (14,1 horas semanales promedio vs 12,4 horas entre los hombres). Con ello, las niñas pierden oportunidades de recreación y educación y, cuando crecen, las mujeres pierden oportunidades de trabajo e ingresos, lo que agrava la desigualdad de género y la pobreza.

Fuente: EANNA, 2012.

Niñas y adolescentes son las principales víctimas de violencia sexual

48,7% de las víctimas de violaciones y abusos sexuales son mujeres menores de 18 años. Las niñas y adolescentes son las más afectadas, representando el 84,7% entre las víctimas menores de edad y el 48,7% del total nacional.

violencia

Fuente: Subsecretaría de Prevención del Delito.

Embarazo adolescente, principal fuente de NINI y reproductor de pobreza

Si bien la proporción de adolescentes (15 a 17 años) que no estudia ni trabaja de manera remunerada (NINI) en Chile ha bajado, aún persiste una brecha importante en contra de las mujeres, quienes actualmente casi duplican a los hombres (6,6% versus 3,7%). Entre ellas, las diferencias se profundizan según estrato socioeconómico, pues la proporción de NINI entre las que pertenecen al decil I es 6 veces superior a la del decil X.

En los últimos años el embarazo adolescente se ha resistido a bajar. Chile junto con México, detentan la mayor tasa de embarazo adolescente en países de la OCDE y, según el Banco Mundial, en el promedio latinoamericano, están superados solo por África Subsahariana.

Tasa de embarazo adolescente (15-19 años), 1990-2013

Fuente: Estadísticas Vitales, 1990 – 2013.  INE, 2004, Chile: Estimaciones y Proyecciones de Población por Sexo y Edad. País Urbano-Rural. 1990-2020” (datos 1990-2001). INE, 2014, Población, País y regiones: Actualización población 2002-2012 y proyecciones 2013-2020 (datos 2002-2020).

Adolescentes que no estudian ni trabajan por razones de maternidad
guagua

Mujeres

Fuente: Elaboración propia en base a Encuesta CASEN

Adolescentes que no estudian ni trabajan por razones de paternidad
guagua

Hombres

Fuente: Elaboración propia en base a Encuesta CASEN

Las mujeres tienen mejor rendimiento en Lenguaje y los hombres en Matemática

En el SIMCE de 4º Básico las mujeres tienen mejores resultados que los hombres en Lenguaje y Comunicación, mientras que en Matemática no existe diferencia por sexo. A medida que crecen y ya siendo adolescentes, en el SIMCE de 2º medio se aprecia una ampliación de la brecha a favor de las adolescentes en Lenguaje y Comunicación y la aparición de una brecha a favor de los hombres en Matemática. Esto ocurre aun cuando las mujeres presentan una mayor tasa de aprobación, menor nivel de abandono y mejor promedio de notas que los hombres en la Enseñanza Media.

Puntaje estandarizado de prueba Simce Lenguaje y Comunicación en 2º Medio por sexo, 1998, 2006 y 2014
Puntaje estandarizado de prueba Simce Matemáticas en 2º Medio por sexo, 1998, 2006 y 2014

Fuente: Elaboración propia a partir de Base de Datos de la Agencia de Calidad de la Educación (2002, 2006 y 2014).

En relación al escenario internacional, Chile presenta sistemáticamente una de las brechas de género más altas. En PISA (2012) la diferencia en Lectura a favor de las mujeres en Chile es la menor de los países analizados, y la brecha en Matemática a favor de los chilenos es la más alta de Latinoamérica y la segunda más alta entre los países de la OCDE. Esto es más preocupante aun si se considera que existe evidencia que relaciona positivamente los resultados en pruebas de Matemáticas con los ingresos laborales futuros.

Conclusiones

De acuerdo con el análisis realizado para el grupo de niños, niñas y adolescentes entre 6 y 17 años, se identifican diferencias por sexo relevantes en cuanto a la violencia de la que son objeto, al trabajo infantil y las labores domésticas y de cuidado que ejercen, y al impacto que tiene en sus vidas, el embarazo adolescente y el fenómeno NINI. Es particularmente preocupante la diferencia, en detrimento de las mujeres, que ocurre con el desempeño en matemáticas, por lo crucial que este resulta en las futuras oportunidades, nivel de ingresos y calidad de vida a la que podrán acceder.

Recomendaciones

  • Incluir la equidad de género en el proceso de formación de las y los estudiantes de las carreras de pedagogía, con el fin de visibilizar los sesgos, hacerlos conscientes y buscar revertirlos. De esta forma cuando ejerzan como profesores/as, el trato y sus expectativas con respecto al desempeño y posibilidades futuras de sus estudiantes, debieran equilibrarse.
  • Garantizar la equidad de género en los textos escolares y elaborar una política específica para eliminar la brecha en contra de las mujeres en las pruebas estandarizadas de Matemáticas.
  • Implementar mejores programas de orientación vocacional en los colegios públicos y privados, mostrando, especialmente a las mujeres, una gama más amplia de alternativas de carreras, con mayor prestigio, mejores condiciones laborales y mayor remuneración. Esto es particularmente importante en los colegios de Enseñanza Técnico Profesional.
  • Relevar la persistencia de la alta tasa de embarazo adolescente como un problema social, y generar acciones en diferentes ámbitos. En lo puntual, entregar a través de los colegios, educación oportuna que promueva el ejercicio de una vida sexual responsable; facilitar el acceso a anticoncepción cotidiana y de emergencia en el sistema público de salud y ofrecer ayuda especial a madres adolescentes para que puedan continuar estudiando o insertarse en el mercado laboral.

  • Hacer del sistema educacional y social, uno que ofrezca alternativas de futuro atractivas a las adolescentes de sectores socioeconómicos más vulnerables, de manera que puedan dibujar proyectos de vida diferentes y/o adicionales a ser madres de manera prematura y con ello no seguir engrosando las filas de los NINI.

  • Repartir equitativamente las responsabilidades domésticas y de cuidado tanto entre los hombres como las mujeres del hogar. Sobre todo, es fundamental no asociar a las niñas exclusivamente a este tipo de labores.

  • Contar con una nueva legislación que responda a una comprensión compleja del fenómeno de la violencia, haciendo explícita la distinción en mujeres y niñas. Dicha legislación debe proporcionar medidas integrales de prevención, protección y reparación, y su implementación debe reflejarse en una política pública transversal a todos los organismos del Estado, que sea capaz de unificar prácticas y discursos coherentes con la concepción del fenómeno de la violencia de género.

Informe GET